INICIO > Generación conocimiento > Hablemos de Pedagogía

LA MOTIVACIÓN EN EL APRENDIZAJE DE UNA NUEVA LENGUA

Col·legi de Pedagogs de Catalunya > Publicaciones > LA MOTIVACIÓN EN EL APRENDIZAJE DE UNA NUEVA LENGUA


LA MOTIVACIÓN EN EL APRENDIZAJE DE UNA NUEVA LENGUA


Montserrat Ribot Casals

Colegiada núm. 22

Sant Feliu de Guíxols, abril 2016



La motivación factor clave para el aprendizaje de nuevas lenguas, calen metodologías pedagógicas adecuadas para facilitar esta motivación a los alumnos: ambientar el aula con murales, fotografías, sobre el país la lengua del cual se enseña, para crear un clima adecuado para a el uso de la nueva lengua.

  

La motivación es un factor muy importante en el aprendizaje de una nueva lengua. La motivación que impulsa el/la niño/a a comunicarse lingüísticamente nace de un deseo vital de expresarse y en una situación especial de la vida.


El lenguaje es el que permite al niño organizar su mundo conceptual y satisfacer los deseos y sus necesidades. El niño siempre se apoya en el lenguaje que siente a su alrededor. Su deseo de comunicarse con los otros le obliga a sintonizar con el sistema de expresión que tiene a su alcance.


En el primer periodo de su vida, el/la niño/a es muy receptivo/va y asimila y ensaya cómo funciona el sistema lingüístico al cual está expuesto. A medida que va consiguiendo el dominio del lenguaje, va descubriendo las grandes posibilidades que este le ofrece de dominar su entorno e influir en el comportamiento de los otros. El lenguaje le sirve para expresar su mundo conceptual, pero también para llevar a cabo una gran variedad de propósitos.


Por todo eso, es muy importante la motivación. Es necesario utilizar una metodología pedagógica adecuada para motivar a los alumnos: ambientar el aula con murales, fotografías, sobre el país la lengua del cual se enseña, para crear un clima adecuado para  el uso de la nueva lengua.


El niño es, naturalmente, mucho más fácil de motivar que el adulto. Como se identifica más plenamente con el que está haciendo, el/la niño/a disfruta participando en todo tipo de actividades donde ha de ejercer un papel activo (juegos, representaciones escénicas, diálogos…).


Por otro lado, al niño le encanta utilizar su imaginación para inventar historias o diálogos, la cual cosa puede ser utilizada para el docente para ayudarlo a practicar la nueva lengua.


Fecha de publicación: 6/4/2016