INICIO > Generación conocimiento > Hablemos de Pedagogía

EL HOMBRE MALTRATADO TAMBIÉN EXISTE

Col·legi de Pedagogs de Catalunya > Publicaciones > EL HOMBRE MALTRATADO TAMBIÉN EXISTE<br>

EL HOMBRE MALTRATADO TAMBIEN EXISTE

Pilar Morral García[i]

Colegiada núm. 357

Cardedeu, 25 de abril de 2016

 

En el trabajo psicopedagógico con famílias se observan casos de violencia hacia el hombre, son casos en los que no se suele pedir ayuda condicionados por la consideración social del hombre "fuerte". Identificar el hombre maltratado será más probable que provenga de los amigos y familiares que de la misma víctima.

 

Reflexión a propósito de la realidad laboral del trabajo pedagógico con familias. 

En el trabajo con familias dentro del ámbito social y psicopedagógico, los profesionales podemos observar una casuística importante de casos de violencia doméstica hacia el hombre por parte de la pareja mujer.

Es un tema poco hablado, pero el maltrato hacia los hombres es una realidad, y es tan condenable como el maltrato hacia las mujeres.

Los hombres que sufren violencia psicológica o física o ambas, a menudo no se atreven a pedir ayuda y menos a denunciar, muchas veces condicionados por la consideración social de la imagen del hombre "fuerte", pero también por miedo de perder a la pareja, o el miedo a provocar más ira. 

El hombre maltratado, pasaría también por la misma evolución del maltrato que puede pasar cualquier persona indistintamente del género. Los procesos de relación de maltrato comienzan por la escalada en las conductas invasivas, desvalorizantes, de manipulación emocional y culpa, entrando en un bucle y acabando cerrando el círculo cuando la persona maltratada minimiza la situación, se siente anulada como persona e idealiza al maltratador. Se crea una disonancia cognitiva entre le que el maltratado espera y la realidad.

Detectamos que al hombre atrapado en esta relación de maltrato, a veces se le puede complicar con actuaciones por parte de la mujer de denuncias falsas, pudiéndose sentirse amparadas por el imaginario de la defensa del colectivo social y la defensa jurídica (al menos en un primer momento) que podrían incurrir los principios de igualdad y presunción de inocencia. Otras veces también, y en un gran número de casos, se añaden conductas de instrumentalización de los hijos en contra del padre y/o incumplimiento del derecho de visitas paterno-filial.

Identificar el perfil del hombre maltratado a menudo será más probable que provenga de los amigos y familiares que de la misma víctima.

¿QUÉ se puede hacer frente a una situación de maltrato en que la persona que la sufre, tanto hombres como mujeres, se vea desamparada? Es importante dar soporte a la persona maltratada para fomentar su autoestima y autonomía personal así como guiarla para fortaleces su modelaje educativo del rol parental; plantear la intervención de terapia individual o de pareja según el momento de la relación de escalada; otro apoyo es la ayuda legal (ya sean denuncias, divorcios, demanda o modificación de custodias); otra opción podría ser la mediación; y con todo, no se puede olvidar que la familia y los amigos harán una tarea importante de acompañamiento en la defensa y protección contra la situación de maltrato.


[i] Pedagoga, coordinadora del Grupo de Trabajo de Pedagogía Social del Col·legi de Pedagogs de Catalunya, miembro del Comité Científico del II Congreso de Servicios Sociales.

Fecha de publicación: 30/5/2016