INICIO > Generación conocimiento > Hablemos de Pedagogía

REFLEXIONANDO SOBRE EL COVID-19 "EDUCÁNDO (NOS)" EN HABLEMOS DE PEDAGOGÍA (2)

Col·legi de Pedagogs de Catalunya > Publicaciones > REFLEXIONANDO SOBRE EL COVID-19 "EDUCÁNDO (NOS)" EN HABLEMOS DE PEDAGOGÍA (2)
 
Ignasi Bau Giménez [i]
Colegiado núm. 1082
Sant Cugat del Vallès, abril de 2020


¿Teníamos que esperar a la llegada de un virus desconocido para darnos cuenta que nuestro sistema educativo está 'enfermo'? Ahora es el momento de hacer un buen análisis, de aprovechar la oportunidad y de trabajar conjuntamente para que, lo que ahora sembremos, es nuestro futuro (más cercano) y el de nuestros hijos e hijas.

¿Necesitamos pensar en si hacemos clase o no? Y si la hacemos, ¿tenemos que decidir si es evaluable? Teniendo este tiempo, ahora, ¿tenemos que plantearnos si alargamos el curso? ¿Sabemos si a finales de junio habremos salido de la madriguera? y... ¿estará todo funcionando con normalidad?

Vayamos paso a paso:

Empezamos a hablar de sistemas educativos en Europa a principios del siglo s. XIX a raíz de la Revolución Francesa, pero no es hasta 1857 que no se aprueba la Ley Moyano en España.

Hagamos un pequeño salto en el tiempo, (Constitución 1978, Títulol1- los Derechos y Deberes fundamentales / art. 27) y nos plantamos en 1980 con la LODE; 1985, LOECE; 1990, LOGSE; 1995, LOPEG; 2002, LOCE; 2006, LOE; LEC (Ley de Educación de Cataluña), 2009 y la LOMCE, 2013 ... ¡7 leyes de educación en 35 años! Algunas de ellas ni puestas en práctica y otras con artículos medio completados. Ahora unos, ahora otros, con poco criterio, y en ocasiones sin ninguno, hemos estado bailando al son que ellos marcaban y dañando la base educativa, perjudicando las nuevas generaciones, nuestros niños y jóvenes en su proceso formativo.

Si en una situación 'normal', y a lo largo de todos estos años, no hemos sido capaces de hacer una buena gestión educativa (hablo en términos generales), cómo queremos hacer ahora, en esta situación excepcional, un cambio y, de repente , hablar de equidad, de responsabilidad o de no hacer más grande no sé qué brecha?

Sigamos punto por punto:

1-Sí, nos lo dicen los expertos, hay que seguir con las rutinas, es necesario que nuestros alumnos, nuestros hijos e hijas tengan 'cosas que hacer', con fundamento, con coherencia. Necesitan el contacto con sus compañeros de aula, con sus profesores, ser partícipes en el día a día de la clase, del colegio, del mundo. Tienen que compartir qué hacen, cómo se sienten, qué proyecto han hecho, qué han inventado o cómo les ha quedado el pastel que han hecho con su mamá o su papá.

Siempre dicen que una situación de crisis es sinónimo de oportunidad, ¿verdad? Pues ahora es el momento de un gran reconocimiento a muchos profesionales del ámbito sanitario, de seguridad, de limpieza, fabricantes de productos de primera necesidad.... y del profesorado! Antes decían que los más importantes en un pueblo eran el médico, el maestro y el cura... pues ya tenemos dos al frente: ¡médicos y maestros, FELICIDADES!

2-No hay que alargar el curso escolar... ¿Habremos podido salir de la madriguera en verano? Y los trabajos de los padres y madres de estos niños / niñas y el resto de servicios 'secundarios' ahora parados... profesionales afectados por los ERTE, autónomos... ¿estará todo funcionando con toda normalidad?

Quizás, si aprovechamos bien este momento de oportunidad, nos podemos plantear acabar a finales de junio y, eso sí, avanzar el inicio de curso a 1 de septiembre, por ejemplo. Por una doble razón: por un lado, 'normalizaremos' el verano, período de vacaciones, período de reencuentro. Y por otra, la Pedagogía toma un papel esencial y fundamental para que grupos de pedagogos / as y educadores / as se preparen y puedan poner sobre la mesa las herramientas y las estrategias para comenzar un curso 20/21 bien preparados, ofreciendo la enseñanza de calidad que tanto predicamos (después de haber captado el estado general del alumnado y de sus familias en junio).

3-Es evidente que tenemos que evaluar lo que hacen nuestros alumnos estos días y qué hacemos nosotros como profesionales de la educación, también tiene que ser evaluado. Una evaluación positiva, que nos haga crecer; una evaluación de progresión en el proceso de enseñanza-aprendizaje, que nos motive y que nos permita ir alcanzando nuevos retos... pero no una evaluación de contenidos! Los contenidos son de fácil acceso... preocupémonos de la adquisición de habilidades y de competencias, las famosas 'life skills'! Si revisamos a fondo las programaciones, en cuanto a contenidos, e incluso a competencias, hay de curso, de ciclo y de etapa... por lo tanto, bien estructurado, podemos adecuarnos e individualizar el ritmo de aprendizaje para cada uno de nuestros educandos.

La situación actual nos brinda, con dureza, esta posibilidad, estamos, todos, aprendiendo de la vida y para la vida... ¡aprovechémoslo!

4-Esto es posible y no tan complicado... ahora bien, tenemos que trabajar conjuntamente (y, desgraciadamente, ¡eso sí nos cuesta más!). Reunámonos vía Zoom, Meet, da igual, pero hagámoslo:

Medios de Comunicación (radio y televisión), Telefonía, Grandes editoriales (¿cabe decir nombres?) y editoriales más humildes pero con una calidad profesional excepcional, Departament d’Ensenyament, Conseller, regidors, inspectores... estoy seguro que juntos lo podemos hacer, pero tenemos que querer hacerlo, con un ejercicio importante de empatía, sincero y de verdad.

Ahora no es el momento del debate entre la escuela pública, la concertada y la privada, ahora es el momento de ponernos todos a trabajar, ahora es el momento de la Pedagogía y de la educación y de preparar y formarnos para otras e importantes habilidades y situaciones que debemos atender como pedagogos / as, psicólogos / as, maestros, orientadores / as como son la recuperación emocional (la inteligencia emocional), el duelo y cómo gestionar la pérdida fugaz , inesperada y dolorosa de un miembro de nuestra familia o de un compañero o compañera de clase ...

Somos seres resilientes, tenemos la capacidad de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponernos a ellas, capaces de afrontar esta crisis y salir fortalecidos de la misma.

El sistema educativo está 'enfermo' pero conocemos bien la sintomatología y, me atrevería a decir, tenemos los remedios, la "vacuna", para que resurja y sea la educación que todos queremos, la educación que nuestros hijos e hijas se merecen. Ellos son nuestro futuro. ¡Juntos, podemos hacerlo!

__________________

[i] Ignasi Bau Giménez, Psicopedagogo, maestro y logopeda, colegiado núm. 1082. Miembro de la Red de Expertos del Col·legi de Pedagogs de Catalunya. http://www.pedagogs.cat/reg.asp?id=4485&i=es

Fecha de publicación: 12/4/2020