INICIO > El COPEC > La voz del COPEC

COMUNICADO COPEC: "RESILIENCIA DEL SISTEMA EDUCATIVO"

Col·legi de Pedagogs de Catalunya > El Colegio > COMUNICADO COPEC: "RESILIENCIA DEL SISTEMA EDUCATIVO"


COMUNICADO DEL COL·LEGI DE PEDAGOGS DE CATALUNYA

RESILIENCIA DEL SISTEMA EDUCATIVO

Impacto de la situación de confinamiento en los alumnos, docentes y familias

  

Desde el Col·legi de Pedagogs de Catalunya (COPEC), que agrupa a pedagogos/gas y psicopedagogos/gas, profesionales comprometidos con la educación y con la formación en su sentido más amplio, queremos manifestar nuestro compromiso hacia el impacto a corto, medio y largo plazo de la situación de confinamiento para alumnos, docentes y familias, en el marco de la pandemia del Coronavirus  “Covid 19”.

 

EL NIÑO, EL ADOLESCENTE Y EL JOVEN CONFINADO

El confinamiento no se está viviendo de igual forma en todo el alumnado. Por un lado se dan casos de alumnos saturados de trabajo, mientras otros tienen un seguimiento inferior. Por otro lado hay padres y madres que tienen que atender sus obligaciones laborales, ya sea dentro o fuera de casa, cosa que dificulta el seguimiento parental. Así como se producen desigualdades entre el alumnado por falta de recursos tecnológicos y de autonomía para utilizarlos, tanto por parte del alumnado como por parte de las familias. 

En este sentido, la enseñanza on-line propuesta por el Departament d'Educació ha chocado con las diversas realidades familiares, lo cual ha propiciado la brecha digital, de la cual ya éramos conscientes, que se ha manifestado con más crudeza en los entornos familiares más desfavorecidos y que ha impactado de lleno en el alumnado con necesidades específicas.

REFLEXIONES PEDAGÓGICAS:

No es suficiente con facilitar material tecnológico a las familias para que los alumnos tengan acceso a las clases virtuales, es necesario también que los adultos de la familia puedan acompañar a los hijos e hijas en el uso de este material tecnológico. 

Es importante tener en cuenta que cada alumno se tiene que adaptar a unas rutinas y unos horarios, diferentes y con un cierto grado de variabilidad, para garantizar las diversas realidades cotidianas. Esto reclama flexibilizar la atención docente a las diferentes realidades del alumnado. 

Hay que tener presente la relativa importancia de los contenidos hacia el hecho de motivar a aprender a aprender. En estos momentos lo más importante no son los contenidos, sino mantener la curiosidad y trabajar desde el confinamiento de los hábitos o rutinas que predispongan al aprendizaje: horarios y pactos con el resto de la familia.

Estamos ante una gran oportunidad de encontrar nuevas habilidades y competencias de los niños, adolescentes y jóvenes. Les tenemos que posibilitar "momentos" de encuentro, de ánimo y de acompañamiento.

Al alumnado, protagonistas verdaderos del proceso de enseñanza y de aprendizaje, les podemos ofrecer la oportunidad de desarrollar las propias competencias para encontrar soluciones reales y conducir el propio aprendizaje en el marco de una metodología y didáctica personalizada. 

Nuestros niños, adolescentes y jóvenes tienen la posibilidad de mejorar la capacidad de aprender a pensar, de aprender a conocer y de aprender a saber desde una realidad vivida con intensidad, es por todo y más, que el confinamiento ofrece una oportunidad de adaptación y la necesidad de una mirada focalizada y optimista, la vivencia de unos valores humanos...un conjunto de intangibles que seguro que favorecerán el desarrollo de la persona. 

CAMBIO DE PARADIGMA DOCENTE. 

Actualmente los docentes se han tenido que reinventar para continuar atendiendo al alumnado y las familias. El hecho de hacer este seguimiento en algunos sectores ha desbordado su trabajo. Han quedado al descubierto evidencias de la creatividad pedagógica, carencias que seguramente la laxitud del propio sistema lo había permitido desde una óptica más administrativa que psicopedagógica y neurocientífica.

Una situación que ha puesto de manifiesto la vocación, la resiliencia y el aprecio incondicional de unos profesionales implicados en el servicio de las personas, que lo han dado todo por adaptarse a la nueva situación con más voluntad que medios, poniendo en juego sus recursos personales por atender al alumnado.

REFLEXIONES PEDAGÓGICAS:

Es un momento histórico para identificar la necesidad real de nuevos espacios que aporten recursos educativos personalizados, haciendo que las estrategias formativas lo sean de forma conectada, y desde una perspectiva pedagógica que permita seguimientos personalizados y fórmulas que acrediten las competencias del alumnado, teniendo en cuenta su desarrollo y crecimiento personal.

El nuevo planteamiento de enseñanza-aprendizaje exige que se aumenten la cantidad de las reuniones y coordinaciones entre los diferentes equipos docentes de las escuelas, dando una visión cohesionada de la tarea docente y elaborando una propuesta coherente y dinámica de enseñanza a distancia.

Los tutores y tutoras han priorizado el acompañamiento emocional de sus alumnos atendiendo a las diferentes realidades emocionales que se están viviendo. Desgraciadamente las situaciones de fallecimiento de familiares están presentes en el día a día de nuestros alumnos; las noticias que continuamente nos dan y que impactan en los alumnos, despidos laborales en la familia, falta de recursos económicos... En estos momentos es más importante el acompañamiento y seguimiento personal y emocional que el estrictamente académico. Los y las profesionales de la educación tenemos que estar a la altura de lo que nuestros niños, adolescentes y jóvenes necesitan.

DIVERSIDAD DE FAMILIAS, DIVERSIDAD DE SITUACIONES

Las situaciones de las familias son muy diversas y, a veces, no podemos hacer el acompañamiento deseado, creando en los progenitores un sentimiento de culpa y de estar sobrepasados por la situación.

Las familias han tenido, en muchos casos, que asumir la tarea de profesores domésticos dado que muchos niños, en especial en las primeras etapas escolares, no son suficientemente autónomos para acceder a las tareas on-line que facilitan los/las maestros/as. Por otro lado, no todas las familias tienen la suficiente cobertura telemática para compaginar teletrabajo y la conexión de hijos e hijas para seguir las clases on-line. 

REFLEXIONES PEDAGÓGICAS:

En un mundo que cambia a gran velocidad, las familias necesitan más que nunca el reconocimiento de su «sentido común» y el acompañamiento comprensivo. Es necesario que se les permita crear un modelo de crianza (-¡no normativo!) para avanzar y poner en juego los valores necesarios para hacer de «padres y madres» con cada uno de sus hijos e hijas según posibilidades y necesidades.

Los y las profesionales de la educación tenemos que transmitir a la familias tranquilidad, tenemos que posibilitarles herramientas de gestión del tiempo, de las emociones, de las relaciones. En la medida de lo posible, tenemos que facilitar a los padres y a las madres espacios de reflexión, espacios de descarga emocional y tenemos que conseguir poner en valor las posibilidades y las oportunidades únicas de cada familia y favorecer respuestas a las necesidades reales.

RESILIENCIA DE NUESTRO SISTEMA EDUCATIVO

El confinamiento ha obligado a pasar de una enseñanza prioritáriamente en directo y presencial a una propuesta on-line, superando tanto dificultades tecnológicas, como humanas, cuanto a perfiles de conocimiento y actuación docente. Una oportunidad para garantizar que, por un  lado todo el alumnado disponga de medios tecnológicos para seguir la enseñanza a distancia, cuando sea necesario, y por otro lado que los/las maestros/as y profesorado dispongan también de los recursos tecnológicos y de soporte técnico eficaz, para garantizar el acompañamiento y tutorización a distancia.

En este marco, la responsabilidad de los equipos directivos tiene que ser la de coordinar los roles de los diferentes participantes del claustro para favorecer la interacción y garantizar las herramientas, recursos y metodologías pedagógicas de acompañamiento al alumnado para que sea un proceso integrador, con especial atención a las diferentes realidades familiares y a las necesidades específicas del alumnado.

Es una ocasión para fomentar acuerdos pedagógicos de corresponsabilidad en el que en primer lugar haya un reconocimiento de la implicación y compromiso de los docentes y, en segundo lugar, proporcionar recursos formativos y especializados para poner en juego y potenciar procesos de enseñanza y aprendizaje útiles y eficaces para cada persona.

El confinamiento es una gran oportunidad para las organizaciones, escuelas y el sistema en general, para salir de la zona de confort de las herramientas tradicionales y adentrarnos en los retos de la realidad actual. El Sistema Educativo y los profesionales de la Educación, en global, tienen el reto y la obligación de buscar fórmulas pedagógicas adecuadas a nuestras comunidades educativas y ponerlas en práctica.

Para que el Sistema Educativo sea resiliente y pueda afrontar este gran reto es imprescindible que los equipos docentes cuenten con apoyo y recursos para continuar haciendo el buen trabajo que hacen. Por un lado todos los Centros Educativos, sea cual sea su titularidad, tienen que contar con pedagogos/as y psicopedagogos/gas en todas las etapas. Y por otro lado, adecuar la ratio DOCENTE/ALUMNO para garantizar la personalización de los procesos de enseñanza-aprendizaje, de cada uno de los alumnos y todas las etapas.

PARA CONCLUIR... 

Desde el Col·legi de Pedagogs de Catalunya, pensamos que ahora más que nunca, el reto tiene que ser potenciar la esencia humana en un mundo cada día más tecnificado, fomentando un impacto y una mejora social que genere beneficios a las personas del país en el marco de una tradición pedagógica y con un compromiso de innovación y renacimiento educativo, con la intención de ampliar el ecosistema educativo y tejer nuevos horizontes pedagógicos. 


Junta de Govern [i]
Col·legi de Pedagogs de Catalunya
22 de abril de 2020


[i] Documento elaborado con el liderazgo de la VOCALIA DE PEDAGOGIA I ESCOLA, con la participación de: Joan Gamero, M. Victòria Gómez, Marta Fabregat, Ignasi Bau y Maria de M. Oliveras. Validado por la Junta de Govern el 22 de abril de 2020




Fecha de publicación: 23/4/2020