INICIO > Generación conocimiento > Revista EIX

EIX 8

Col·legi de Pedagogs de Catalunya >  > EIX 8EIX 8 - EDITORIAL


“MÁS DE MIL GRACIAS”

 

Era la mañana del 31 de mayo de 2002. No es que tenga una memoria de elefante ni de cerca, es que todavía conservo la nota de la llamada que recibí en el trabajo...

 

“Te ha llamado Jordi Riera de la Associació Catalana de Pedagogs. Te pide que le llames” me lanzaba la administrativa del Equipo de Atención a la Infancia y Adolescencia de Horta-Guinardó -un abrazo Ángeles, si lees esto algún día.



¿Quieres formar parte de la I Junta de Gobierno del Col·legi de Pedagogs?

 

¿Cómo dices?

 

Jordi, me lo tuvo que repetir dos veces, no me creía que hubiera pensado en mí para esta empresa. Dudé tan sólo el tiempo inicial que estuvimos hablando por teléfono Jordi y yo. A medida que lo escuchaba hablar me iba animando solo. Recuerdo el momento como si fuera ayer. Yo provenía del “ala dura, cómoda e inoperante“ del COPEC, de aquellos que critican y no hacen nada para mejorar la situación, no fuera a ser que nos equivocáramos y saliéramos “retratados“.

 

Suerte hemos tenido de todos y todas aquellas que se han volcado a trabajar por un sueño, por un proyecto Colegial. Sin “ellas” no estaríamos donde estamos, esto os lo aseguro.

 

La vida a raíz de aquel "SÍ QUIERO" hizo dar una vuelta de 180 grados a aquel Pedagogo funcionario de la Administración pública. Al principio de la conversación tenía que ser un vocal de la Junta de Gobierno, al final me ofrecía la vicepresidencia. Seguramente detectó tanta ilusión como estupefacción y por esto se fue animando con su ofrecimiento como yo lo hacía con sus palabras.

 

En aquella época no les detuvo ningún obstáculo, llevaron la Ley de Creación al Parlamento y ésta fue aprobada por unanimidad antes de acabar el 2001. Los intereses contrapuestos de alguna Corporación muy bien conectada políticamente y gran experta en estrategias de pasillos Parlamentarios, consiguió atrasar -sí, eso sí- el hito de aquel grupo de pedagogas tozudas, persistentes y firmes de convicción –gracias Tarragona y Cervera y gracias después Barcelona. Sólo atrasaron algo que llegaría a cuajar finalmente el 14 de junio de 2002 con la constitución de la primera Junta de Gobierno del Colegio, en una inolvidable ceremonia en la sala de actos de La Pedrera.

 

El trabajo oscuro, anónimo y duro por incomprendido, había acabado con éxito. La Iniciativa ya era una realidad y los las profesionales de la pedagogía y psicopedagogía catalana tenían colegio profesional.

 

La habilidad, capacidad, rigor y mano izquierda de mi predecesor y su Junta de Gobierno consiguieron consolidar el “recién nacido” COPEC durante sus cuatro primeros años de vida.

 

El resto hasta nuestros días ya lo sabéis: continuar por el camino que nos marcaron nuestros predecesores tratando de consolidar todo lo bueno que se hizo, revisar las cuestiones susceptibles de mejora si se detectaban algunas y abrir nuevas vías de crecimiento y expansión de la pedagogía catalana en la medida de nuestras posiblidades por todo nuestro territorio y el estado español.

 

Si os he hablado reiteradamente del valor de la Junta de Gobierno no es de forma gratuita, ni es un síntoma de demencia senil, es porqué resulta clave para entender el engranaje de nuestra Corporación profesional. Pensad que muchos de los Colegios de nuestro entorno, tienen un sistema de compensación basado en las dietas y en otros estímulos para-económicos, que no contempla nuestra limitada economía basada en las aportaciones semestrales de cada uno de nosotros. Las dimensiones de Colegios históricos, consolidados a lo largo del tiempo facilitan la semi profesionalización de muchos de los miembros vinculados a los órganos de gobierno colegial. En nuestro caso, como ya sabéis, solo podemos hablar de dos personas que reciben la retribución correspondiente por su trabajo diario –las dos administrativas del COPEC– el resto, Junta de Gobierno, Consejo Social y Comisión de Deontología -de más a menos- han dedicado sus horas al Colegio sin ninguna otra recompensa que el prestigio profesional y el orgullo personal de poder colaborar a hacer de la profesión de pedagogo y psicopedagogo, una alternativa profesional real y a fortalecerlas como ciencias vinculadas a la Educación con mayúsculas y a la formación de formadores.

 

Con este grupo de trabajo está el éxito de nuestra corporación, y desde aquí y en mi última editorial quiero rendirles mi agradecimiento, reconocimiento y homenaje, puesto que esta dedicación leal y “amateur” ya no es lo que prima en nuestros tiempos y cada vez tiene que costar más encontrar personas que se movilicen por algo etéreo, por algo intangible, como son la ilusión, las esperanzas de mejora y el deseo de cambio en nuestra profesión y por extensión y en la medida de lo posible en nuestra sociedad.

 

¿Sabéis como me llena de orgullo poder decir que nos hemos reunido durante doce años seguidos, mes tras mes, una mañana de sábado? ¿que solo hemos parado nuestra actividad de Junta los meses de agosto y porqué así lo explicitan nuestros estatutos? ¿Que ninguna Junta de Gobierno se ha tenido que anular por falta de quórum? -es decir 6 cuando éramos 11 y 7 quan hemos sido 12?

 

Esto solo se consigue rodeándote de personas capaces, buenas profesionales, comprometidas, rigurosas e ilusionadas, el único mérito que me puedo atribuir de estos últimos ocho años: su selección. Me habréis oído hablar a menudo que con personas así, hasta el presidente parece buen presidente y no es falsa modestia, es la pura realidad. Rodeado de "este personal", el jefe de máquinas es lo de menos. El buen equipo disimula las evidentes limitaciones de su “capitán”.

 

No quiero poner nombres, todas y todos los que me habéis acompañado en este camino y los pocos, poquísimos, que habéis tenido que bajar por uno o por otro motivo del tren en marcha, sabéis a quien me refiero.

 

Gracias Junta de Gobierno, gracias Consejo Social, gracias Comisión de Deontología, gracias Departamento de Administración, gracias Asesores Jurídicos.

 

Gracias a todas y todos los miembros de los diferentes Grupos de Trabajo del COPEC. Auténtica columna vertebral formada por: Salud, Terapéutica y Calidad de Vida, Pedagogía Social; Personas Mayores; Pedagogía y Escuela; Superdotación y Altas Capacidades; Mediación; Pedagogos sin Fronteras/COPEC Solidario. Gracias por venir “in person” muy a menudo “antes” y por estar en el otro lado del Skype o del Fórum interno “también ahora”, para aportar vuestra experiència y nudrir nuestra pedagogía y psicopedagogía con vuestro conocimiento, a cambio de un vaso de agua y en momentos de vacas gordas hasta de algunas galletas y café…

 

Finalmente gracias a nuestras expertas y expertos, por estar siempre atentos a la llamada de Secretaría para dar respuesta ágil y desinteresada a requerimientos -a menudo de hoy para mañana- de los diferentes medios de comunicación y agentes sociales, con demandas bienaventuradamente cada vez más a menudo.

 

Con todos nos reencontraremos siempre que la pedagogía catalana, española, europea… nos lo requiera. Tenéis mi palabra que no desapareceré del mundo profesional cuando esté desvinculado de mis obligaciones presidenciales. Ser miembro vitalicio del Consejo Social del Col·legi de Pedagogs lo garantizará, creedme.

 

Y finalmente, gracias COPEC…

 

Gracias por haber llenado de actividad frenética, variada, enriquecedora, ilusionante y cognitivamente nutritiva, una rutinaria vida laboral. Por haberme permitido ir a “la escuela de mayores“ durante doce años, por haberme permitido visitar cercanías inaccesibles para un técnico, funcionario de carrera. Por haber podido compartir momentos de decisión, momentos de estudio, de reflexión y porqué no decirlo, hasta, también, de glamour en algunos momentos.

 

Todo un posgrado de Pedagogía/Psicopedagogía de cuatro años y un máster de las mismas materias de ocho años de duración y además… ¡totalmente gratis!

 

De parte de mi mujer e hija, gracias por descargarlas de mi “pesada compañía” en muchos y muchos momentos de nuestra vida matrimonial y parental. Esto sin duda ha alargado la salud y la esperanza de vida del vínculo conyugal.

 

Y sabéis una cosa queridas colegas… lo mejor está por venir… y  no hablo solo de nuestra profesión…  ;-)

 

Os llevaré “más de mil veces” en el corazón y en la memoria, hasta que alguno de los dos flojeen.

 

¡Salud, país y pedagogía!

 

 

Josep Maria Elias i Costa

Presidente de la II y III Junta de Gobierno

Col·legi de Pedagogs de Catalunya



Fecha de publicación: 27/6/2014